Sociedad

La educación y la formación, pilares de la estrategia de Seguridad Vial 2030

Sectores de la sociedad civil urgen a regular definitivamente la introducción de los módulos de concienciación y sensibilización en el periodo formativo de los conductores ante el disparado incremento de victimas en carretera en el primer semestre de 2022

La estrategia consta de nueve áreas estratégicas y 62 líneas de actuación que se concretarán con acciones definidas en planes de actuación bienales.

El Plan Bienal 2022-2023 apuesta por la educación, la formación y la información para que los usuarios de las vías estén formados y capacitados, junto con acciones de vigilancia y control de las normas de tráfico y con mejoras en vehículos e infraestructuras.

Es fundamental que el profesorado que imparta contenidos de seguridad vial en las asignaturas incluidas en el currículo escolar, reciba la formación necesaria

Para el plan de acción 2024-2025 se propone poner mayor énfasis en la seguridad vial infantil, para alcanzar antes de 2030 el objetivo cero niños fallecidos ocupantes de turismos y furgonetas

La concienciación y sensibilización en el periodo formativo del conductor es clave para el logro de los objetivos marcados tanto en la Estrategia de Seguridad Vial 2021-2030 como en el Plan Bienal 2022-2023. Sectores de la sociedad civil urgen a regular definitivamente la introducción de los módulos de concienciación y sensibilización en el periodo formativo de los conductores ante el disparado incremento de victimas en carretera en 2022

La Estrategia de Seguridad Vial 2030 es un documento que pretende ser el marco nacional de referencia en la política de seguridad vial con el objetivo de reducir a la mitad para el año 2030 el número de muertes y lesionados graves causadas por accidentes de tráfico.

El propio ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska ha destacado que esta nueva estrategia nace de la experiencia acumulada en el último decenio, del análisis de las políticas europeas y las más significativas directrices de distintos organismos internacionales y del trabajo de análisis y reflexión realizado en el seno del Consejo Superior de Tráfico y Seguridad Vial.

La Estrategia de Seguridad Vial 2030 nace, según la DGT, con la flexibilidad necesaria para adaptarse a los cambios que se van a producir en el ámbito de la movilidad segura y eficiente, gracias a su articulación a través de sucesivos planes bienales de actuación.

Según Javier Llamazares, presidente de FESVIAL y cofundador de Seguridad Vial 2021-2030, “la estrategia de seguridad vial se adapta a los nuevos cambios en la movilidad y los retos de la seguridad vial del futuro. Es un plan bastante ambicioso que, como en el plan anterior, es ambicioso, de máximos, ya que todavía hay muchos siniestros por evitar y muchos retos por cumplir”.

“Desde FESVIAL observamos con gran preocupación el aumento considerable de los siniestros laborales viales y, aunque en esta nueva Estrategia la seguridad vial laboral está recogida, sabemos que a las empresas hay que dotarlas de herramientas eficaces y apoyarlas para poder implementar acciones en seguridad vial laboral, ya que su día a día hace imposible ejecutar estrategias en este ámbito” apunta el presidente de la Fundación Española para la Seguridad Vial”.

Javier Llamazares expresa el deseo de que esta Estrategia de Seguridad Vial “sirva para reducir considerablemente la siniestralidad y sea una herramienta eficaz para lograr la convivencia entre los usuarios vulnerables y los nuevos vehículos que se están incorporando en nuestra sociedad”.

“La seguridad vial necesita la colaboración de todos los ciudadanos, porque el comportamiento de cada uno en carretera tiene consecuencias directas en el resto de actores que comparten la vía. Respetemos las normas de tráfico, porque entre todos sumamos seguridad vial y entre todos sumamos vida”.

“Es sin duda una estrategia para los nuevos tiempos y la nueva movilidad. Con sus nueve ámbitos de trabajo, es una de las más completas a nivel internacional: a la altura de un país como España, con una de las mejoras tasas de siniestralidad del mundo”, apunta Jesús Monclús, director de Prevención y Seguridad Vial en Fundación Mapfre, “sin olvidar que Noruega tiene una tasa que, a su vez, es la mitad que la nuestra, por lo que hay mucho margen para la mejora en esta década y el objetivo del 50% de reducción de lesiones graves y mortales antes de 2030 creemos que es realista e inexcusable”

Desde Fundación Mapfre ponen el foco en los recursos para su implementación. “Aquí proponemos reforzar el equipo técnico a cargo de su implementación y seguimiento, aprovechando sinergias entre todos los actores públicos y privados. Y nos ofrecemos a colaborar, por ejemplo, en el ámbito de la educación vial o los estudios” subraya Jesús Monclús.

Mar Cogollos, directora de AESLEME y también cofundadora de Seguridad Vial 2021-2030, “esta Estrategia como cualquier plan, es ambiciosa, requiere trabajo, ir haciendo cambios normativos, consenso, apoyos y medidas. Y para cualquier medida hace falta disponer de datos, informar, formar y concienciar a la sociedad de los cambios. Si no se explica el por qué, si no convencemos, los incumplimientos de las normas seguirán estando presentes y la falta de recursos humanos para una adecuada vigilancia y control agravaran los resultados. Por ello también es imprescindible regular normativamente los módulos de concienciación y sensibilización orientados tanto a los nuevos conductores como a los veteranos que necesiten de actualizaciones o refresco de conocimientos”.

“Las medidas a implantar por el Plan Bienal 2022-2023 en los próximos dos años son muy importantes, pero la pregunta sería ¿habrá tiempo para implantarlas, y lo más importante habrá recursos humanos y económicos para que sean una realidad?” reflexiona la directora de AESLEME.

“Desde Seguridad Vial 2021-2030 seguimos echando de menos la creación de un Órgano u Agencia Estatal de Seguridad Vial, con amplias facultades ejecutivas de coordinación interministerial, porque muchas de las decisiones, directrices y nuevas medidas que se toman en torno a la movilidad y la seguridad vial, quedan divididas en los distintos ministerios, y suele faltar coordinación entre ellos (Sanidad, Educación, Justicia, Industria, Hacienda, Movilidad, e Interior (DGT) que lleva el peso de las políticas viales” subraya Mar Cogollos.

La educación y la formación, pilares de la Estrategia de Seguridad Vial 2030

Para alcanzar el objetivo marcado, reducir a la mitad el número de fallecidos y heridos graves, la estrategia cuenta con nueve áreas estratégicas y 62 líneas de actuación que se irán definiendo en los sucesivos planes bianuales.

Las nueve áreas estratégicas se clasifican del siguiente modo:

Personas formadas y capaces
Tolerancia cero con comportamientos de riesgo
Ciudades seguras
Vías seguras
Vehículos seguros y conectados
Respuesta al siniestro efectiva y justa
Datos y conocimiento para una gestión basada en riesgos
Administraciones, empresas y organizaciones
Políticas integradas y cooperación internacional
Plan bienal 2022-2023

El Plan de Actuaciones de Seguridad Vial 2022-2023 recoge las acciones que se desarrollarán durante este periodo para conseguir una movilidad segura. Este primer plan apuesta por la educación, la formación y la información para que los usuarios de las vías estén formados y capacitados, junto con acciones de vigilancia y control de las normas de tráfico y con mejoras en vehículos e infraestructuras.

Algunas de las acciones recogidas en este plan bienal son:

Educación en movilidad segura y sostenible en las aulas, obligatoria y evaluable
Título de Técnico Superior en Movilidad Segura y Sostenible
Cursos de Conducción Segura y Eficiente para motos y turismos
Cursos para trabajadores en moto bonificados por la FUNDAE
Nuevo permiso de conducir B-1 a partir de los 16 años.
Actualización del Protocolo médico-psicológico en Centros de Reconocimiento de Conductores
Mayor regulación de los vehículos de movilidad personal
El próximo curso escolar 2022-2023 comienza a impartirse de forma gradual la educación en movilidad segura y sostenible. Por primera vez en la historia de nuestro país, la formación en movilidad segura y sostenible se incluye en el currículo escolar. Los reales decretos de Primaria, Secundaria y Bachillerato que desarrollan la LOMLOE, y que ya están publicados, permitirán a los alumnos salir del sistema educativo con la formación básica en seguridad vial.

Desde Seguridad Vial 2021-2030 destacan que con este plan bienal, por ejemplo, “los jóvenes accederían al permiso de conducir de manera más gradual y con limitaciones máximas de velocidad a 90 km/h, optando a vehículos más seguros que el ciclomotor, con mayor protección, cinturón de seguridad y reposacabezas. Además les acerca al conocimiento de las normas y de cómo circular y esto, también les es útil para los nuevos modelos de movilidad urbana. Es fundamental: un mínimo de clases teóricas y prácticas obligatorias y que los exámenes prácticos se realicen por aquellas vías donde puedan circular”.

“La inclusión de la educación vial en el currículo escolar es la mejor manera de crear ciudadanos responsables y con conciencia de una movilidad segura, sostenible y accesible para todos. Pero es fundamental que el profesorado que imparta contenidos de seguridad vial en las asignaturas, reciba antes formación necesaria. Se trata de salud, convivencia, valores, para lograr una movilidad sin víctimas”, apuntan desde Seguridad Vial 2021-2030.

Es fundamental que el plan se implemente al 100% (sólo en las actuaciones previstas para 2022-2023 suman la retadora cantidad de 116 acciones) y que se minimice el “ruido” que en ocasiones se genera alrededor de determinadas medidas y que hace que la sociedad llegue a desconfiar de alguna de ellas.

“Nuestro deseo es que se convierta en “el plan de todos” y que la sociedad contribuya en la reducción a la mitad del número de víctimas mortales y heridos graves por tráfico. Un compromiso que tenemos que cumplir en 2030” concluyen desde la plataforma Seguridad Vial 2021-2030.

Para el próximo plan de acción 2024-2025 desde Seguridad Vial 2021-2030, Jesús Monclús, “propone un mayor énfasis en la seguridad vial infantil, de modo que alcancemos antes de 2030 el objetivo cero niños fallecidos ocupantes de turismos y furgonetas. En dicho foco de acción futuro, deberíamos incidir en el uso “correcto” de los sistemas infantiles, por ejemplo financiando con el dinero recaudado de las multas puntos de información y comprobación de sillitas, seguir luchando contra las bolsas de falta de uso de sillitas, analizar en profundidad el 100% de siniestros con niños grave o mortalmente lesionados, etc.”.