Eléctricos

Agustín López-Turconi: “Por qué deberías comprarte un Opel Corsa Eléctrico

Agustín López-Turconi es el responsable de marketing de la familia Corsa y de otras gamas de Opel y es un convencido y defensor del coche eléctrico y especialmente de “su” Opel Corsa-e al que no ve más que ventajas argumentando que el momento de compra es ahora.

No tiene nada diferente al resto de los modelos térmicos. Si nos ponemos muy exigentes hay alguna pequeña variación, este es algo más pesado y la capacidad de maletero no es completamente la misma frente a los modelos térmicos. Pero hablamos de solo una pequeña diferencia, solo un puñado de litros, y por otra parte, que las baterías estén ubicadas estratégicamente en el suelo del coche hace que el centro de gravedad sea aún más bajo que en las versiones térmicas y por tanto pueda desarrollar un comportamiento más deportivo y estable si cabe.

“El Opel Corsa eléctrico reúne todas las ventajas que tiene un coche térmico pero con las ventajas adicionales de un coche eléctrico”. Nos comenta Santiago López-Turconi. “Por un lado tienes toda la versatilidad de un coche térmico, el espacio interior, el maletero, no vas a tener una disposición de asientos diferentes por la disposición de las baterías… Gracias a la plataforma, las baterías están colocadas debajo de los asientos e interiormente no se nota ningún cambio respecto a un térmico”.

La plataforma e-CMP del Grupo PSA es la encargada de hacer realidad el nuevo Corsa-e, que en el suelo del coche dispone las baterías de Ion Litio, en realidad situadas bajo los asientos y la consola central. Las baterías pesan 345 kilos, son refrigeradas por líquido y se encargan de alimentar un motor asíncrono de 100 kW (136 CV) y 260 Nm que garantiza un elevado nivel de prestaciones y una sonoridad mínima que realmente hace que su conducción sea todo un placer. Y todo ello con una autonomía de 337 km. El Corsa-e dispone de bomba de calor, un sistema electrónico que genera calor o frio para climatizar el habitáculo cuando el coche está en carga para no mermar la autonomía y conseguir un acogedor habitáculo a la temperatura óptima previamente seleccionada por el usuario. El cargador integrado de serie es de 7,4 kW con un cable convencional que en un punto de carga monofásico necesitaría 2,15 horas para sumar una autonomía de 100 km o 7,30 horas para cargar el 100%. Esta operación en un enchufe trifásico sería de 1,5 horas para sumar 100 km y de 5,15 horas para la carga total.

“Por otro lado, a nivel de autonomía, ofrece 337 kilómetros, más que suficiente para lo que hacemos todos día a día. Nadie hace más de 300 kilómetros diariamente. Además, en caso de que lo hicieras, tienes la posibilidad de cargarlo de forma rápida en un cargador de 100 kW con el que se tarda sólo media hora en cargarlo al 80%. Si no es tu caso, puedes cargarlo en casa con un Wallbox de 7,4 kW en 8 horas del 0 al 100% de su carga –aunque nunca lo vas a dejar al 0%. Siempre lo dejarás a un 20% o un 30%, por lo que esas 8 horas se reducen bastante, por lo que con los kilómetros que se hacen al día, podremos estar varios días sin necesidad de cargar el coche”.

Autonomía, tecnología, confort y diversión al volante, todo esto suma y garantiza el nuevo Opel Corsa-e. En cuanto a dinamismo, su bastidor nos recuerda que ya hay un proyecto para competir en un certamen de Rallyes en Alemania con esta versión ligeramente modificada y aligerada, lo que dice mucho de esos 136 CV y 260 Nm que son capaces de ofrecer una aceleración de 0 a 50 km/h de solo 2,8 segundos y un 0 a 100 km/h de solo 8,1 segundos. No está mal, y esta es la versión de calle, la de competición es más contundente. Además, el Corsa-e dispone de un sistema de control electrónico de tipo de conducción llamado “Drive Mode”, un botón ubicado en la consola central que ofrece al conductor elegir entre tres tipos de uso; ECO, Normal y Sport. Dada su esencia como coche urbano y eléctrico, lo lógico es pensar que la mayor parte del tiempo se use en modo ECO, con esa configuración el motor está poniendo a disposición del conductor solo 60 de los 100 kW disponibles, solo 180 Nm al mismo tiempo que aplica restricciones al pedal del acelerador y un reglaje llamado normal a la asistencia de la dirección, que realmente lo que hace es asistir menos y por tanto exigir menos trabajo al motor eléctrico que lo asiste y a la batería. Así es como en recorrido urbano se pueden superar esos 377 km de autonomía anunciados, es cómodo, va bien y llega a todas partes con fuertes retenciones que el Corsa-e emplea para conservar y mejorar la carga y por tanto la autonomía. Luego hay una posición normal, ya con 80 kW y menos retención y lo mejor es que hay posición SPORT en la que realmente el coche es muy divertido de conducir. Se prescinde un poco del concepto de máxima autonomía y se disfruta del máximo potencial de un motor y un bastidor que adoran las curvas.

“El hecho de ser un eléctrico tampoco significa que sea un coche aburrido. Tiene un motor de 136 CV con un par motor de 260 Nm desde el momento que rozas el acelerador. Esto le da una explosividad al coche que realmente es difícil encontrar en un coche térmico. Toda la potencia está disponible en todo el rango utilizable del coche. Exteriormente es igual a un coche térmico. Podrás elegir entre un Corsa de gasolina, un diésel o un eléctrico sin que implique que tienes un coche diferente, por lo que sigue teniendo el mismo ADN de un Opel Corsa y por supuesto, tendrás las ventajas a largo plazo en cuanto a costes de utilización. La electricidad es mucho más barata que el diésel o la gasolina y esto va a hacer que a la larga el coste por kilómetro sea mucho más económico que un térmico”.