Sociedad

El Presidente de la República Italiana a bordo del Lancia Flaminia Presidencial en la ceremonia del 2 de junio

El Lancia Flaminia Presidencial encabezó las celebraciones del 2 de junio, acompañando al Presidente de la República Italiana.

El Lancia Flaminia Presidencial pasó por algunos de los lugares más emblemáticos de Roma, como el Coliseo, Via dei Fori Imperiali y Piazza Venezia.

Con más de 60 años de historia, el Lancia Flaminia Presidencial se ha convertido en embajador de Italia en el mundo.

Después de dos años de ausencia, hoy se celebró en Roma la ceremonia anual de la República Italiana en honor a su fundación en 1946. La ceremonia es un homenaje a la República Italiana, a sus valores y a aquellos símbolos de historia, belleza y cultura que han hecho que Italia sea famosa en todo el mundo.

Como es tradición, el Lancia Flaminia Presidencial acompañó al Presidente de la República Italiana en la apertura del desfile a través de algunos de los sitios romanos icónicos y a lo largo de Via dei Fori Imperiali.

Desde 1961, el Lancia Flaminia Presidencial es el coche oficial del Presidente de la República Italiana y embajador de Italia en el mundo. Utilizado en raras ocasiones como la ceremonia del 2 de junio o la inauguración presidencial en el Palacio Quirinale, también ha acompañado a políticos, jefes de estado y soberanos como la reina Isabel II y el presidente de los Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy.

Presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1957 con un motor V6 de 2,5 litros, el Lancia Flaminia tuvo la dura tarea de sustituir al Aurelia y pronto se fabricaron varias versiones especiales. Una de ellas fue producida en 1961 con techo blando de Pinin Farina y llamada “335”, nombre que hacía referencia a la larga distancia entre ejes del vehículo en centímetros. El presidente de la República Italiana de la época, Giovanni Gronchi, fue el primero en elegirlo como su vehículo oficial. Luego se fabricaron otros cuatro modelos y, siguiendo una arraigada tradición, cada uno con el nombre de un purasangre de la Scuderie del Quirinale (Caballerizas del Quirinal): Belfiore, Belmonte, Belvedere y Belsito.

Pintados en color azul medianoche, todos los vehículos cuentan con fundas de asientos de cuero negro Connolly, un sistema de intercomunicación para comunicarse con el conductor y 5 asientos traseros con un banqueta trasera y dos asientos plegables adicionales. Restaurado en 2001, dos modelos pertenecen a la Scuderie del Quirinale (Caballerizas del Quirinal): Belfiore y Belvedere. Belsito se puede ver en el Museo Histórico de Vehículos Militares de Roma y Belmonte se exhibe en el Museo del Automóvil de Turín desde 2001.