Sociedad

Jeep Wagoneer, el primer SUV de lujo

Lujo y SUV son dos conceptos que, actualmente, van de la mano en muchas alternativas que se ofrecen en el sector del automóvil.

Un maridaje imposible sin el Jeep Wagoneer que, en 1963, se atrevió a incorporar equipamientos de alta gama a un tipo de automóviles pensado, hasta entonces, como vehículos para trabajar en el campo.

Comercializado durante 28 años, entre 1963 y 1991, el Jeep Wagoneer es toda una leyenda en Estados Unidos: es el tercer modelo con más años de comercialización en este mercado.

Tras casi tres décadas de ausencia, este icono vuelve a las carreteras americanas, con una nueva generación que, como su antecesor, reúne los equipamientos más exclusivos y las tecnologías más avanzadas junto a las máximas prestaciones en todos los terrenos.

Actualmente, muchas propuestas en el mercado presumen de conjugar la exclusividad y el lujo con la polivalencia y el espíritu aventurero de los SUV. Lo cierto es que hace casi seis décadas, sólo una marca se atrevió a unir estos dos conceptos con un modelo tan rompedor en su época como el Jeep Wagoneer. Tan innovador, que se comercializó durante 28 años (1963-1991) sin encontrar prácticamente competencia hasta la década de los 80.

Como su antecesor en la gama, el Jeep Willys Station Wagon de 1946, el Jeep Wagoneer surge de los lápices de Brooks Stevens, uno de los diseñadores industriales más prolíficos de los Estados Unidos durante el siglo XX, creador de muchos automóviles, motocicletas, electrodomésticos, logotipos y todo tipo de objetos que se han convertido en iconos de la cultura americana.

Basado en el chasis de un pick-up, el Jeep Wagoneer sacaba el máximo provecho a esta peculiaridad, que presentaba ventajas como la posibilidad de remolcar cargar pesadas o salir de carreteras y caminos, añadiendo características más propias de los turismos de la época como, por ejemplo, una distancia al suelo más reducida que en los todoterreno o un diseño en línea con los station wagon de la época.

Sin embargo, fue en el equipamiento y en las prestaciones donde el Jeep Wagoneer dio el do de pecho. Con un motor de 6 cilindros en línea, muy avanzado técnicamente, este pionero incorporaba características hasta entonces inéditas en un 4×4, como suspensión delantera independiente, dirección asistida y transmisión automática. En el equipamiento de serie figuraba la radio y el aire acondicionado como opción, algo poco visto incluso en las berlinas de alta gama de los 60.

Una tendencia que iría in crescendo a lo largo de los años: los cinturones de seguridad delanteros y traseros llegarían a la gama en 1965, en 1973 el innovador sistema 4×4 Quadra-Trac y, al año siguiente, los frenos de disco delanteros. La efímera segunda generación del modelo (1993-94) traería consigo detalles como la tapicería de cuero.

El legado del Jeep Wagoneer sigue vivo en toda la gama Jeep y, sobre todo en los nuevos Jeep Wagoneer y Grand Wagoneer, lanzados en 2021 en el mercado norteamericano. Cuentan con la última generación del sistema de infoentretemiento UConnect5 y con un equipo de audio premium McIntosh. Bajo el capó, permite optar entre el motor MHEV 5.7 Hemi V8 y el 6.4 Hemi V8.