Sociedad

El nuevo PEUGEOT 308 y la interacción perfecta con el conductor

El nuevo PEUGEOT 308 ofrece la mejor combinación posible de todas las interfaces para conseguir una interacción perfecta entre la persona y la máquina.

El PEUGEOT i-Cockpit combina ergonomía, diseño y las mejores funcionalidades de cada tipo de interfaz, para que el conductor se relacione de un modo natural, eficaz y seguro con su coche, y tenga una experiencia más inmersiva.

Las diversas interfaces con las que una persona interactúa con una máquina han evolucionado mucho desde la aparición de los primeros botones en el Siglo XIX. Con ellos, desaparecía la conexión mecánica entre el mando y el mecanismo. Los botones evolucionaron en teclas, palancas y diales que permitían seleccionar diferentes posiciones al pulsarlos o moverlos. La siguiente gran revolución llegó con el ratón para mover el cursor de un monitor: el botón físico del ratón tenía su extensión digital en la pantalla. Más tarde, las pantallas táctiles prácticamente eliminaron los botones físicos de los dispositivos móviles; y ahora, los comandos de voz nos permiten interactuar con una máquina sin tener que mirar o tocar nada.

El automóvil ha seguido el mismo camino: de apenas tener botones a principios del Siglo XX, a estar repleto de ellos cien años después, para después ceder protagonismo a las pantallas táctiles y a los sistemas de reconocimiento de voz. PEUGEOT ha trabajado para ofrecer en el nuevo 308 la mejor combinación posible de todas estas interfaces, en la búsqueda de una interacción perfecta entre la persona y la máquina.

El nuevo PEUGEOT 308 estrena una evolución del PEUGEOT i-Cockpit®, un concepto de puesto de conducción que combina ergonomía, diseño y las mejores funcionalidades de cada tipo de interfaz, para que el conductor se relacione de un modo natural, eficaz y seguro con su coche, y tenga una experiencia más inmersiva.

Este puesto de conducción se ha convertido en toda una seña de identidad de la marca. El PEUGEOT i-Cockpit® ofrece la instrumentación elevada, para no tener que apartar los ojos de la carretera; la pantalla táctil de alta definición, siempre al alcance de la mano y de la vista; los innovadores interruptores i-toggles, que facilitan el acceso directo a una función configurada; los mandos físicos tradicionales del volante y la consola central; y el sistema de reconocimiento vocal en lenguaje natural.

Control por voz
La interfaz por voz no necesita de la vista ni del tacto para ordenar acciones o solicitar información a nuestro coche. El desarrollo tecnológico de los sistemas de reconocimiento de lenguaje ha permitido que la relación entre persona y máquina sea fluida; en definitiva, que el coche entienda lo que le pedimos y ejecute nuestra solicitud sin necesidad de vocalizar una palabra o frase concreta.

El sistema i-Connect® Advanced de PEUGEOT dispone de reconocimiento vocal, que permite acceder fácilmente a diversas funciones con solo decir “OK PEUGEOT” y decir la función (del sistema de climatización, multimedia, navegación…) que queremos que realice el coche.

Pantalla táctil de alta definición
La construcción del salpicadero del nuevo PEUGEOT 308 se basa en una arquitectura “high-vent” que sitúa los aireadores orientados hacia la cara de los usuarios. Esta arquitectura permite que la pantalla central táctil de 10 pulgadas de serie, orientada al conductor y colocada ligeramente más baja que la instrumentación digital, esté situada al alcance de la mano. Esta pantalla es totalmente personalizable con las preferencias de iluminación, visualización y configuración elegidas por el conductor.

Accesos directos con los i-toggles
El PEUGEOT 308 dispone de los innovadores i-toggles, unos mandos virtuales totalmente configurables. Situados junto a la pantalla central, cada i-toggle es una tecla que sirve de atajo táctil hacia una función determinada. El usuario puede configurar y asignar a cada i-toggle una acción concreta (escuchar una emisora de radio, llamar a un contacto…) o un acceso directo a una función (abrir navegación, abrir espejo).

Y también mandos físicos
En la consola central y en posición flotante hay siete botones para funciones de uso común y un mando giratorio para subir o bajar el volumen de la radio. En su parte baja, al lado del conductor, se agrupan los mandos que atañen a la dinámica del coche: un selector de los modos de cambio (Reverse, Neutral, Drive) y 2 botones (Parking y Manual) para la caja de cambios automática de 8 marchas; y el selector de modos de conducción para seleccionar los diferentes modos (Electric, Hybrid, Eco, Normal y Sport).

El nuevo PEUGEOT 308 también dispone de mandos físicos en el volante compacto, que tiene unos sensores que detectan la intensidad del agarre por parte del conductor. Desde ellos se puede controlar la radio, el sistema multimedia, el teléfono y las ayudas a la conducción.