Sociedad

Sostenibilidad, diversidad, innovación, rentabilidad y optimismo, la 3estrategia de futuro de MINI

Pensar en creativo, ver los retos como oportunidades, tener en cuenta los deseos y necesidades de las personas de forma abierta y poco convencional: todas estas facetas están firmemente ancladas en la tradición de la marca MINI.

MINI está trazando el rumbo hacia el futuro sobre la base de esta mentalidad segura de sí misma. Para ello, MINI se enfrenta a los retos actuales en los ámbitos de la movilidad, la economía energética y la protección del clima y los afronta con soluciones independientes para la diversión al volante del mañana, tan típica de la marca. La estrategia desarrollada para ello se basa en el eslogan de la campaña BIG LOVE. Esto simboliza el estrecho compromiso de la marca con los requisitos naturales fundamentales de nuestro planeta, con los seres humanos en toda su diversidad, con el progreso tecnológico y con el crecimiento provechoso como fabricante de coches de alta gama.

El Mini clásico era la respuesta ideal para los problemas contemporáneos de la época. Se desarrolló en la época de la crisis del petróleo de Suez y era, sobre todo, un coche económico que tenía un enfoque creativo del espacio,

ocupaba un espacio mínimo en la carretera y cabía en espacios de aparcamiento minúsculos en los centros urbanos. El Mini clásico ocupaba poco, pero ofrecía espacio suficiente para cuatro personas y su equipaje. Su revolucionario concepto de vehículo contribuyó a que el coche de tamaño reducido alcanzara su estatus de coche “para todos”, que contaba con una amplia comunidad de entusiastas de la diversión al volante única en todo el mundo.

Durante los últimos 20 años, el MINI moderno ha trasladado estos principios al segmento premium de los coches pequeños. La sostenibilidad, la diversidad social, el espíritu de innovación y la posibilidad de acceder a nuevos grupos y mercados son, por tanto, puntos fuertes elementales de la marca. MINI despliega estas características para hacer frente a los retos actuales en el ámbito de la movilidad urbana y adopta un enfoque de total confianza.

Un claro reconocimiento de la sostenibilidad se expresa en una reducción continua de la huella de CO2 de cada coche a lo largo de todo su ciclo de vida de producción. Esto abarca la cadena de suministro y el uso exclusivo de electricidad verde en la producción. Otros factores que contribuirán a ello serán la electrificación completa de la gama de modelos para principios de la década de 2030 y una proporción cada vez mayor de materiales naturales y reciclables utilizados en los vehículos.

La responsabilidad social asumida por MINI es mucho mayor. El coche «para todos» de antaño se ha convertido desde hace tiempo en el vehículo ideal para una comunidad diversa. Los conductores y conductoras de MINI son individualistas y al mismo tiempo forman parte de una gran comunidad que interpreta la diversidad como un enriquecimiento para todos. El equipo que desarrolla, produce y vende los modelos Mini es diverso. Como fabricante de coches de alta gama que opera en la escena mundial, MINI está comprometida con la diversidad social y apoya las iniciativas que promueven la tolerancia y una sociedad abierta. La medida en que Mini se siente comprometida con el entusiasmo positivo por la vida de las personas se demuestra también con otro compromiso.

MINI avanza en soluciones a través del programa URBAN-X que mejora la vida donde vive la mayoría de la gente: en los pueblos y las ciudades.

Junto con conceptos innovadores de vehículos como el MINI Vision Urbanaut, este enfoque emprendedor incluye desarrollos pioneros en el área de servicios y productos digitales. En consecuencia, la experiencia del usuario asociada al uso del sistema de visualización y control de MINI contribuye en gran medida a la diversión al volante tan típica de la marca.

La perfecta integración de sus smartphones permite a los clientes de MINI permanecer totalmente conectados con su vida digital mientras están en su coche. Además, la aplicación MINI se está convirtiendo en una plataforma comunitaria que no sólo profundiza la relación entre el conductor y el coche, sino que también conecta a los fans de MINI entre sí.

«MINI siempre ha sido la respuesta a retos muy especiales para la movilidad individual. Y la voluntad de repensar el “status quo” define a la marca hasta el día de hoy», comentó Bernd Körber, Director de MINI. «Junto a la electromovilidad, el desarrollo de nuevos grupos objetivo y mercados de venta es un factor clave para el futuro de MINI». A partir de 2023, MINI presentará una nueva generación de modelos totalmente eléctricos. Dos de los modelos desarrollados desde cero para la movilidad eléctrica total se están produciendo en China. La producción local ofrece a MINI oportunidades mejoradas como proveedor para participar más ampliamente que antes en el dinámico crecimiento del mercado automovilístico chino. A partir de 2023, el sucesor del actual MINI Countryman se fabricará en la planta de BMW Group en Leipzig, con un motor eléctrico y de combustión. Todos los demás modelos MINI se fabricarán en la Planta MINI de Oxford, que sigue siendo el corazón de la producción de MINI. El Reino Unido seguirá siendo el hogar de la marca MINI.