Sociedad

Volvo Cars y Polestar reducirán sus emisiones de CO2 por debajo del objetivo finado por la UE para 2020

Volvo Cars y su filial estratégica Polestar confirman que las emisiones de su parque de vehículos estarán

por debajo de su objetivo conjunto de CO2 marcado por la normativa de la Comisión Europea para 2020, lo que da aún mayor credibilidad a la apuesta estratégica de ambas empresas por la electrificación.

Como resultado, Volvo Cars y Polestar (como Volvo Car Corporation) han firmado un acuerdo de agrupación con Ford para compartir su excedente de emisiones de CO2 conforme al sistema de agrupación implementado por la Comisión Europea. El acuerdo está abierto a otros fabricantes de automóviles. Los ingresos que se obtengan en virtud de este acuerdo se reinvertirán en nuevos proyectos de tecnologías verdes.

«Para Volvo Car Group, el futuro es eléctrico y estamos transformando nuestra empresa mediante acciones concretas», afirma Håkan Samuelsson, director ejecutivo de Volvo Car Group. «Me satisface saber que estamos superando nuestros objetivos de reducción de CO2. Esto demuestra que nuestra estrategia es la adecuada para el negocio y para el planeta».

Volvo Cars fue el primero de los principales fabricantes de vehículos que se comprometió con la electrificación integral y es la única marca que ofrece una variante híbrida enchufable de todos los modelos de su gama. En los próximos años también introducirá una gama de modelos totalmente eléctricos, comenzando con el XC40 Recharge que empezará a entregarse a finales de este año.

Durante los nueve primeros meses de 2020, casi una cuarta parte del total de sus ventas en Europa correspondió a vehículos híbridos enchufables. Según datos de IHS, Volvo Cars fue durante este periodo la marca premium número uno de vehículos híbridos enchufables en la región. Para 2025, la compañía aspira a que la mitad de su volumen de ventas globales corresponda a vehículos totalmente eléctricos y el resto a vehículos híbridos.

Mientras tanto, Polestar empezó a entregar su modelo 100 % eléctrico Polestar 2 a principios de este año y se ha convertido rápidamente en una de las marcas de vehículos eléctricos más destacadas de Europa mientras sigue afianzando su presencia en el mercado. La estrategia de electrificación de Volvo Cars forma parte de su ambicioso plan climático, destinado a convertirla en una empresa sin impacto sobre el clima antes de 2040. Este plan no se limita al objetivo de reducir las emisiones de escape mediante la electrificación; también se reducirán las emisiones de carbono en la red de fabricación y las operaciones
generales, así como en la cadena de suministro y en las operaciones de reciclaje y reutilización de los materiales.

Como primer paso concreto para alcanzar este objetivo en 2040, la empresa se ha propuesto reducir la huella de carbono de todos sus vehículos a lo largo de su vida útil en un 40 % entre 2018 y 2025, incluyendo una reducción del 50 % de las emisiones de escape por vehículo.