Híbridos

Ford transforma el 100 por cien de la producción del motor gasolina del Mondeo en híbridos completos

Para optimizar su eficiencia, el Ford Mondeo Hybrid cuenta con un sistema híbrido completo formado por un motor eléctrico y otro de gasolina.

Ford ha transformado el 100 por cien de la producción del motor gasolina del Mondeo en sistemas híbridos completos, tal y como la compañía ha comunicado hoy.

El Mondeo Hybrid ofrece la posibilidad de conducir en modo puramente eléctrico, sin que los usuarios tengan que cargar la batería a través de fuentes de energía externas. La tecnología híbrida completa es una de las soluciones que ayudan a los clientes de Ford a evolucionar con confianza hacia la electrificación, y puede ser especialmente beneficiosa para aquellos conductores que deseen incrementar la eficiencia en el consumo de combustible, pero que carezcan de un punto de carga eléctrica en su casa o en su trabajo.

Durante los primeros siete meses de este año, la versión híbrida ha incrementado su cuota dentro de las matriculaciones europeas del Mondeo hasta un 25 por ciento en comparación con todo el año 2019, hasta llegar a alcanzar más de un tercio de las ventas totales del Mondeo.

Siguiendo en estos parámetros comparativos, el Mondeo Hybrid ha crecido en popularidad en más de un 50 por ciento en el Reino Unido, y en más de un 40 por ciento en Italia, donde el 75 por ciento de los compradores del Mondeo eligieron la versión Hybrid durante los primeros siete meses de 2020.

El año pasado, Ford expandió la línea de producción del Mondeo Hybrid para incluir la carrocería wagon, así como la versión del Mondeo Hybrid ST-Line, con el estilo deportivo propio de Ford Performace, la estilosa versión Titanium y la exclusiva Vignale. Los clientes del Mondeo con carrocería de cuatro puertas o familiar tendrán ahora la posibilidad de elegir el eficiente motor híbrido completo o el diésel 2.0 EcoBlue.

“El cambio a una producción del 100 por cien del híbrido completo en nuestra línea de producción del Mondeo gasolina es otro gran paso en el viaje hacia la electrificación de Ford”, ha dicho Roelant de Waard, vicepresidente de Marketing, Ventas y Servicios de Ford Europa. “Para aquellos clientes que conduzcan menos de 20.000 km al año, nuestro Mondeo Hybrid es una opción inteligente, ya que ofrece unos resultados incluso mejores que el diésel, y conducción en modo eléctrico sin el miedo a la autonomía o a la necesidad de carga”.

Un paso hacia el futuro

El Mondeo Hybrid combina un motor de combustión desarrollado específicamente para este sistema -un bloque de gasolina Atkinson de 2.0 litros-, con una mecánica eléctrica, un generador y una batería de iones litio de 1.4 kWh, gracias a lo cual ofrece la autonomía y la libertad de un motor tradicional de combustión, junto a la eficiencia y refinamiento de un motor eléctrico.

La tecnología de freno regenerativo es capaz de captar hasta el 90 por ciento de la energía que normalmente se pierde durante la frenada, y que sirve para recargar la batería del vehículo. El motor eléctrico permite al Mondeo Hybrid tener un arranque silencioso y refinado, especialmente en situaciones de conducción urbana y de continuo parada – arranque, así como sirve de apoyo al bloque de gasolina para lograr una eficiencia optimizada en consumo de combustible y reducción de emisiones de CO2.

Una transmisión automática power-split desarrollada por Ford ajusta de manera continua y eficiente la entrega del par motor, ofreciendo una respuesta suave y lineal a la demanda de aceleración para lograr una experiencia de conducción más refinada.

La interfaz SmartGauge, que sirve para monitorizar el consumo de combustible y de energía, también incorpora el sistema Break Coach, el cual anima a llevar estilos de conducción que ayudan a una mayor recuperación de energía para la batería. Estas técnicas también servirán a los conductores que evolucionen en un futuro hacia vehículos totalmente eléctricos.

El Mondeo Hybrid se produce en la planta de Ford en Valencia, donde la marca también fabricará las variantes híbridas completas del S-MAX y del Galaxy a partir de principios del año que viene.

Para finales 2021, Ford habrá presentando en Europa 17 nuevos vehículos electrificados, y prevé que para finales de 2022 su gama electrificada supondrá más del 50 por ciento de las ventas totales de la compañía en el Viejo Continente, superando a las matriculaciones combinadas de modelos con motorizaciones tradicionales diésel y gasolina.

#

Mondeo Hybrid con carrocería de cuatro puertas, eficiencia de combustible a partir de 4,1 l/100 km y emisiones de CO2 desde 94 g/km NEDC (5,5 l/100 km, 126 g/km WLTP).
Mondeo Hybrid wagon, eficiencia de combustible a partir de 4,3 l/100 km y emisiones de CO2 desde 99 g/km NEDC (5,6 l/100 km, 129 g/km WLTP).
Mondeo 2.0 litros EcoBlue de 120 CV con carrocería de cuatro puertas, eficiencia de combustible a partir de 4,4 l/100 km y emisiones de CO2 desde 115 g/km NEDC (5,0 l/100 km, 130 g/kmWLTP).
Mondeo 2.0 litros EcoBlue de 120 CV wagon, eficiencia de combustible a partir de 4,5 l/100 km y emisiones de CO2 desde 117 g/km NEDC (5,1 l/100 km, 135 g/km WLTP).
Los consumos declarados de combustible/energía, las emisiones de CO2 y la autonomía eléctrica se determinan de acuerdo con los requisitos técnicos y las especificaciones de los Reglamentos europeos (CE) 715/2007 y (UE) 2017/1151, en su última versión modificada. Los vehículos ligeros homologados mediante el Procedimiento de prueba de vehículos ligeros armonizado a nivel mundial (WLTP) tendrán información sobre el consumo de combustible/energía y las emisiones de CO2 para el Nuevo Ciclo de Conducción Europeo (NEDC) y el WLTP. El WLTP reemplazará completamente al NEDC a finales del año 2020. Los procedimientos de prueba estándar aplicados permiten la comparación entre los diferentes tipos de vehículos y los diferentes fabricantes. Durante la eliminación del NEDC, el consumo de combustible de la WLTP y las emisiones de CO2 están siendo correlacionadas de nuevo con el NEDC. Habrá alguna variación con respecto al consumo de combustible y las emisiones anteriores, ya que algunos elementos de las pruebas se han alterado, por lo que el mismo coche podría tener un consumo de combustible y unas emisiones de CO2 diferentes.