Eléctricos

El Audi Q4 Sportback e-tron concept

• Audi presenta la variante Coupé del Q4 e-tron como prototipo.

• Más de 500 km de autonomía gracias a tecnologías eficientes.

• El séptimo modelo cien por cien eléctrico de Audi se lanzará al mercado en 2021.

Es el hermano del Audi Q4 e-tron concept, el primer SUV eléctrico compacto que Audi presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra 2019. Desde el punto de vista técnico, son idénticos pero cada uno tiene sus propios rasgos. El Audi Q4 Sportback e-tron con su atractiva carrocería coupé llegará al mercado en 2021.

Aproximadamente un año antes de que rueden los primeros vehículos por nuestras carreteras, los clientes tienen la oportunidad de valorar qué versión prefieren: la versatilidad y robustez del SUV clásico o la elegancia y dinamismo de la variante Coupé. Las dimensiones son prácticamente iguales: con una longitud de 4,60 m y una altura de 1,60 m, el Sportback es un centímetro más largo y bajo. Ambas versiones tienen la misma anchura (1,90 m) y distancia entre ejes (2,77 m). 

Los dos prototipos utilizan el mismo sistema de propulsión y son un anticipo de cómo será en las versiones superiores de la gama. El Q4 e-tron concept y el Q4 Sportback e-tron concept están impulsados por dos motores eléctricos con una potencia total de sistema de 225 kW (306 CV) y, la tradicional tracción total quattro, sello de Audi. Ambas versiones del Q4 aceleran de 0 a 100 km/h en tan solo 6,3 segundos y su velocidad máxima está limitada a 180 km/h. 

Con una capacidad de 82 kWh y situada entre los ejes, una gran batería ocupa casi todo el espacio en la zona inferior de la carrocería. Gracias a sus más de 450 km de autonomía, de acuerdo con el estándar WLTP, el Q4 Sportback e-tron concept establece una nueva referencia en su clase. Las versiones con tracción trasera ofrecerán una autonomía WLTP superior a 500 km. La plataforma modular de electrificación (MEB) aporta la tecnología al Q4 e-tron concept, como a gran parte de los próximos vehículos eléctricos, desde el segmento compacto hasta versiones superiores. El Audi Q4 e-tron Sportback concept es un anticipo del que será el séptimo vehículo eléctrico de producción en serie de la marca de los cuatro aros.

El atractivo exterior
La silueta del Sportback se inclina hacia abajo en una curva sutil y dinámica dando forma a su característico perfil coupé. La línea de techo pasa por los pilares D, significativamente inclinados, y termina en un alerón horizontal a nivel del borde inferior de la luneta. Por ello, el Audi Q4 Sportback e-tron parece más largo que su hermano, el Q4 e-tron. 
Una llamativa banda luminosa conecta los pilotos traseros del Audi Q4 Sportback e-tron concept haciendo visible que los dos modelos pertenecen a la misma familia e-tron. Esto también sucede en los grupos ópticos, donde la disposición de los segmentos LED presenta reminiscencias del Q4 e-tron concept. Otro elemento que comparten las dos versiones Q4 es el llamativo diseño del difusor en el paragolpes, con sus aletas horizontales y el logotipo iluminado “e-tron” en el centro.

La parrilla Singleframe con el logo de la marca de los cuatro aros identifica al Q4 Sportback e-tron concept como un vehículo de Audi. Y no hace falta mirar dos veces para apreciar que se trata de un modelo eléctrico: al igual que el primer Audi de producción con propulsión eléctrica, este prototipo también presenta una parrilla cerrada y estructurada dentro de un marco octogonal amplio, casi vertical, en lugar de la tradicional parrilla del radiador. 
Las cuatro aletas con los pasos de rueda pronunciados son otra característica clásica del diseño de Audi, que ha distinguido a la marca desde el legendario quattro original de 1980. Los pasos de rueda ensanchados del Q4 e-tron concept y del Q4 Sportback concept tienen un diseño orgánico y fluido que confiere un aire característico a la vista lateral. Las taloneras acentuadas en la zona inferior entre ambos ejes, donde se encuentra la batería y, por lo tanto, la energía de este SUV, es una característica del e-tron.

Sensación de amplitud: el interior 
Sus dimensiones colocan al Audi Q4 Sportback e-tron concept en la parte más alta de la clase compacta. Su tamaño contenido hace de este SUV eléctrico un vehículo ágil para todo uso. En el interior, una distancia entre ejes de 2,77 metros lo convierte en todo un referente. Como no hay un túnel de transmisión que restrinja el espacio, el Q4 Sportback e-tron concept ofrece una amplitud y un confort que sorprenden, especialmente en términos de espacio para las piernas en la parte delantera y aún más en la zona trasera. 

La combinación de colores enfatiza la sensación de amplitud. Mientras que los tonos claros y cálidos dominan la sección superior, el tapizado oscuro en la parte inferior proporciona un contraste. El techo, los pilares de las ventanillas, la sección superior de las puertas y el salpicadero están tapizados con tejido de microfibra blanco y beige. La sostenibilidad es la máxima prioridad en lo que respecta a la tracción eléctrica de los Audi Q4 y Q4 Sportback: el revestimiento del suelo está fabricado con materiales reciclados. En lugar de marcos decorativos de metal cromado, las superficies están cubiertas con un acabado de pintura multicapa de alta calidad. Los cuatro asientos con reposacabezas integrados están tapizados con un acogedor material de Alcántara, fabricado con una exquisita elaboración. Unas costuras dobles cosidas con hilo grueso adornan la tapicería. 

Detrás del volante se encuentra la pantalla del Audi virtual cockpit con la información más importante: la velocidad, el nivel de carga de la batería y los datos de navegación. La pantalla de gran formato con una función de realidad aumentada supone una gran novedad. Puede mostrar directamente sobre la carretera información gráfica relevante, como las flechas para indicar el giro. 

Los mandos de control diseñados como elementos táctiles en los radios del volante sirven para seleccionar las funciones de uso más frecuente. En la parte superior de la consola central se ubica la pantalla táctil de 31,2 cm (12,3 pulgadas), en la que se muestran y desde la que se controlan las funciones de infotainment del vehículo. Está orientada hacia el conductor para facilitar su manejo. 

Eficiente: sistema de propulsión y suspensión 
La plataforma modular de electrificación (MEB) ofrece una amplia gama de sistemas de propulsión y niveles de potencia. El Audi Q4 Sportback e-tron concept está equipado con la variante más prestacional. En cada uno de los dos ejes hay un motor eléctrico y, por tanto, este Q4 Sportback e-tron tiene tracción quattro. No hay ninguna conexión mecánica entre los ejes. En su lugar, un control electrónico asegura que la distribución del par se coordine siempre de forma óptima, en fracciones de segundo. Esto confiere al SUV coupé una motricidad ideal en todas las condiciones climáticas y sobre cualquier tipo de superficie. 
Para lograr una eficiencia máxima, en la mayoría de los casos el Q4 Sportback e-tron concept utiliza principalmente la propulsión trasera, con un motor síncrono de imanes permanentes. También por razones de ahorro, el eje trasero generalmente ejerce un mayor par de impulso. 

Si el conductor requiere más potencia, la tracción eléctrica a las cuatro ruedas utiliza el motor asíncrono delantero para redistribuir el par según sea necesario.
El motor eléctrico de la parte trasera tiene 150 kW (204 CV) de potencia y 310 Nm; el motor delantero suministra a las ruedas hasta 75 kW (102 CV) y 150 Nm. La potencia total del sistema alcanza los 225 kW (306 CV). La batería en el piso del vehículo almacena 82 kWh, lo que permite una autonomía de más de 500 km, de acuerdo con el estándar WLTP. Se carga con un máximo de 125 kW, alcanzando el 80 por ciento de la capacidad total en aproximadamente 30 minutos. 

Al igual que el primer miembro de la familia, el Audi Q4 e-tron concept, el Audi Q4 Sportback e-tron también destaca por su eficiencia, empezando por la baja resistencia aerodinámica de la carrocería: su coeficiente de penetración es 0,26, es decir, 0,01 por debajo del SUV Q4 e-tron. La gama de modelos eléctricos compactos también cuenta con una avanzada estrategia de recuperación de energía, que aprovecha cualquier posibilidad para optimizar la autonomía. 

Deportivo 
Un factor clave para el carácter deportivo y la extraordinaria dinámica es la posición baja y central en la que se instalan los componentes del sistema de propulsión. La batería de alta tensión, que tiene la forma de un bloque ancho y plano, se adapta de forma óptima a las dimensiones del Audi Q4 Sportback e-tron y está situada entre los ejes, debajo del habitáculo; pesa 510 kg. El centro de gravedad del Audi Q4 Sportback e-tron concept se encuentra, por tanto, a un nivel similar al de una berlina con propulsión convencional. 


La plataforma modular de electrificación MEB 
Las bases MLB (plataforma modular longitudinal) y MQB (plataforma modular transversal) representan un gran logro para todos los futuros vehículos eléctricos de Audi. Lo nuevo y diferente de la plataforma modular de electrificación (MEB) es que se ha concebido exclusivamente para automóviles con sistemas de tracción eléctricos. Los ejes, las transmisiones, la batalla y la interacción entre todos los componentes se seleccionan y adaptan específicamente para la movilidad eléctrica. 
Por lo tanto, la colocación de una batería de gran volumen y sus proporciones se pueden optimizar sin tener que hacer concesiones a otros elementos del sistema de propulsión, que siempre se tienen en cuenta en las plataformas MLB y MQB. Al mismo tiempo, la plataforma MEB abre un enorme potencial de sinergia, al servir principalmente como base para los coches eléctricos en el segmento A, de gran volumen. 

Más de 20 modelos de propulsión eléctrica en los próximos años.
La marca de los cuatro aros lanzó su ofensiva eléctrica con el estreno mundial del SUV eléctrico Audi e-tron en septiembre de 2018. Para el año 2025 Audi tendrá un portfolio de más de 20 modelos con propulsión totalmente eléctrica también en el mercado canario donde ya en 2019 la firma alemana ocupó el 58% de la cuota de mercado de eléctricos premium en el segmento SUV. Con estos datos la marca confía en alcanzar gran parte de sus ventas con modelos electrificados y eficientes. La futura gama eléctrica de Audi está diseñada para cubrir todos los segmentos relevantes del mercado, desde la clase compacta hasta la clase de lujo.