Novedades

El Clase B con EQ Power se une a la gama híbrida enchufable de modelos compactos de Mercedes

Los concesionarios del mercado español ya admiten pedidos del nuevo B 250 e (consumo de combustible en el ciclo mixto 1,6-1,4 [1,4-1,1] l/100 km, emisiones de CO2 en el ciclo mixto 34-33 [31-25] g/km, consumo eléctrico en el ciclo mixto 15,4-14,7 [24,4 – 21,3] kWh/100 km). Se trata de la versión equipada con tecnología híbrida enchufable EQ Power que ofrece entre 70 y77 km de autonomía en modo eléctrico según NEDC (61–70 según WLTP), y marca la referencia en el segmento y confiere a este modelo el distintivo ambiental de la DGT “0 emisiones”. El Clase B 250 e con EQ Power está disponible desde 43.025 euros[1].

En los nuevos modelos compactos con EQ Power priman el placer de conducción en modo eléctrico y la idoneidad para el uso cotidiano. Los aspectos destacados del B 250 e son:

70-77 km de autonomía en modo eléctrico según NEDC (61-70 según WLTP)
75 kW de potencia eléctrica
160 kW de potencia total
450 Nm de par motor total
Velocidad máxima: 235 km/h
Velocidad máxima en modo eléctrico: 140 km/h
Aceleración de 0-100 km/h en 6,8 segundos
La tecnología híbrida no restringe prácticamente el volumen del maletero.
Los vehículos de la gama compacta de Mercedes-Benz equipan motores montados en posición transversal. Para el cambio de doble embrague 8G-DCT se ha desarrollado una unidad de propulsión híbrida de dimensiones compactas que obedece a los mismos principios técnicos que el componente equivalente en los vehículos con motor en posición longitudinal. Se trata de un motor síncrono de excitación permanente con rotor interior. El estator está integrado de forma fija en la carcasa de la unidad de propulsión. En el interior del rotor del motor eléctrico se aloja el embrague húmedo de separación del motor, que opera con bajas pérdidas. La refrigeración del estator y el rotor en función de la demanda permite hacer uso sin problemas de la potencia máxima y de la potencia en régimen constante del motor eléctrico.

Por primera vez en un modelo de Mercedes-Benz, el arranque del motor de combustión interna tiene lugar exclusivamente mediante el motor eléctrico cuando se precisa su potencia; los híbridos compactos no disponen de un motor de arranque convencional de 12 voltios.

La elevada potencia total asegura altas dosis de placer de conducción

El motor eléctrico desarrolla una potencia de 75 kW, que, junto con el motor de cuatro cilindros de 1,33 litros el vehículo alcanza una potencia conjunta de 160 kW (218 CV) y un par motor total de 450 Nm. brinda unas prestaciones considerables acelerando de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos, y alcanza una velocidad máxima de 235 km/h.

El acumulador eléctrico es una batería de alto voltaje de iones de litio con una capacidad total aproximada de 15,6 kWh, que puede cargarse por conexión a una fuente externa de energía eléctrica tanto con corriente alterna como con corriente continua. La caja de enchufe de carga necesaria para ello se encuentra en el lateral derecho del vehículo. Si se conectan a una wallbox de 7,4 kW, los modelos compactos híbridos enchufables se cargan con corriente alterna (AC) en 1 h 45 minutos (carga del 10 al 100% SoC). Si se utiliza corriente continua (DC), el tiempo de carga es de unos 25 minutos para un incremento del 10 al 80%.

Las baterías proceden de Deutsche ACCUMOTIVE, una filial al 100% de Daimler. La batería de alto voltaje se refrigera por agua y pesa 150 kg.

Práctica disposición de los componentes

Un innovador sistema de escape permite una disposición de los componentes sumamente práctica. El tubo de escape no se extiende hasta el extremo trasero del vehículo, sino que termina en el centro, bajo el piso del vehículo. En consecuencia, el silenciador trasero está integrado en el túnel central. La integración del depósito de combustible en el espacio de montaje del eje libera el espacio necesario para montar la batería de alto voltaje debajo de los asientos traseros. En consecuencia, el volumen del maletero del B 250 e no disminuye prácticamente en comparación con los modelos con propulsión convencional.

Dado que los vehículos compactos emplean técnica híbrida enchufable de tercera generación, hacen gala de todas sus funciones. Entre ellas destaca especialmente la estrategia de modo de servicio basada en el trayecto, que tiene en cuenta, entre otras informaciones, los datos cartográficos, la topografía, las disposiciones en materia de velocidad y el trayecto previsto. La estrategia de modo de servicio contempla la totalidad del itinerario previsto, y propone el modo de conducción eléctrico en los tramos en los que resulta razonable.

Con la introducción de MBUX (Mercedes-Benz User Experience), los antiguos modos de servicio Plug-in de todos los modelos EQ Power se convierten en programas de conducción. Es decir, todos los modelos híbridos enchufables de Mercedes-Benz disponen de los nuevos programas de conducción «Electric» y «Battery Level». Estos programas forman parte del equipamiento de los híbridos compactos desde su introducción. En el programa «Electric» se disfruta de las prestaciones máximas de la propulsión eléctrica. El motor de combustión interna se conecta sólo si el conductor activa el kick-down pisando el acelerador a fondo. Además, en el programa «Electric» es posible seleccionar la intensidad de recuperación mediante las levas situadas detrás del volante. Las levas de cambio en el volante permiten seleccionar cinco niveles diferentes de recuperación energética (DAUTO, D+, D, D- y D- -).

A esto se suman los programas de conducción Comfort, ECO y Sport. Con ayuda de estos modos, el conductor puede priorizar la conducción eléctrica, acentuar el dinamismo mediante la propulsión combinada u otorgar preferencia al motor de combustión, por ejemplo, para ahorrar autonomía en modo eléctrico.

Un componente importante de confort es la preclimatización antes de arrancar el vehículo, pues el B 250 e dispone de un compresor eléctrico para el aire acondicionado. La preclimatización se puede activar también cómodamente a través de un smartphone. No menos impresionante es la masa máxima remolcable de los modelos híbridos compactos, que asciende a 1.600 kg (con frenos).

Precios y resumen de los vehículos compactos con tecnología EQ Power ya disponibles:

A 250 e[2]A 250 e Sedán1B 250 e
N° de cilindros/disposición4/L
Cilindrada (cm3)1.332
Potencia nominal del motor de gasolina (kW/CV a rpm)118/160 a 5.500 +/- 1,5%
Par motor nominal del motor de gasolina (Nm a rpm)250 a 1.620
Potencia nominal del motor eléctrico (kW)75
Par motor nominal del motor eléctrico (Nm)300
Potencia conjunta (kW/CV)160/218
Par motor conjunto (Nm)450
Aceleración 0-100 km/h (s)6,66,76,8
Velocidad máxima (km/h)[3]235240235
Velocidad máxima con motor eléctrico (km/h)140
Consumo mixto desde (l/100 km)1,6-1,4 [1,3-1,0]1,5-1,4 [1,3-0,9]1,5-1,4 [1,3-0,9]
Emisiones de CO2 en el ciclo mixto desde (g/km)36-32 [30-23]35–31 [29-21]35–31 [29-21]
Capacidad total de la batería (kWh)15,6
Consumo eléctrico en el ciclo mixto (kWh/100 km)15,3-15,3[23,2-20,7]15,2-14,9[22,8-20,1]15,2-14,9[22,8-20,1]
Autonomía en régimen eléctrico (km):-        En el ciclo NEDC-        En el ciclo WLTP 71-77[65-73] 72-79[66-75] 70-77[61-70]
PVP (euros)[4]39.35040.15043.025

Paquete Plug&Go: instalación del punto de carga en la casa del cliente

Mercedes-Benz España, en colaboración con Iberdrola, ofrecen de forma fácil y sencilla la instalación del punto de carga en el domicilio de los clientes de los modelos eléctricos e híbridos enchufables Mercedes-Benz y smart. El paquete incluye el wallbox, la instalación certificada con tres años de garantía, una oferta especial para en el suministro de energía y la posibilidad de cargar en la red de carga pública de Iberdrola durante seis meses de forma gratuita.

Mercedes me Charge facilita la carga durante los desplazamientos

El proceso de carga de la batería es sencillo y confortable, no solo por conexión a la red eléctrica doméstica —p. ej., a través de una wallbox Mercedes-Benz—, sino también durante los desplazamientos. El sistema de infoentretenimiento MBUX (Mercedes-Benz User Experience) asiste al conductor en la búsqueda de estaciones de carga. La capacidad del sistema MBUX de comprender el lenguaje natural permite iniciar la búsqueda simplemente diciendo «Hey Mercedes, busca estaciones de carga en la cercanía».

Mercedes me Charge pone a disposición de los conductores de un modelo híbrido enchufable un acceso preferente a una de las redes de carga más amplias del mundo, con más de 300 operadores diferentes de estaciones de carga públicas en toda Europa (en ciudades, parkings, autopistas, centros comerciales, etc.).
Los clientes de Mercedes-Benz pueden encontrar fácilmente estas estaciones utilizando el programa de navegación. La tarjeta de carga Mercedes me Charge les franquea un acceso cómodo a los postes de carga utilizando la Mercedes me App o directamente desde el automóvil. Para ello no es necesario suscribir contratos diferentes con los distintos operadores. Además de una autentificación sencilla, los clientes se benefician asimismo de una función integrada de pago, con una liquidación sencilla de los costes una vez determinado el método de pago. El importe de cada proceso de carga se realiza automáticamente en su cuenta. Los procesos de carga individuales aparecen mensualmente en una factura detallada.

3 Reglamento de aplicación (UE) 2017/1153. Los valores de consumo de combustible indicados entre corchetes se calcularon sobre la base de esos valores.