Deportes

El Campeonato de Históricos 2022 debe de ser ordenado y claro

Interesante reunión de trabajo sobre el futuro de la categoría con motivo del inminente Isla de Tenerife

Francisco Negrín, presidente de la Federación Interinsular de Automovilismo de Santa Cruz de Tenerife (FIASCT) y miembro de la Junta Directiva de la Real Federación Española de Automovilismo (RFEDA), gestionó a petición del club RallyTen, organizador del inminente Rallye Isla de Tenerife, una reunión de trabajo digital con la participación de Fernando Álvarez, responsable técnico de la RFEDA, para abordar diversas dudas sobre la convivencia de los vehículos de la categoría de Históricos “nacionales” y “made in Canarias” en la prueba puntuable para el Campeonato de España de Rallyes para Vehículos Históricos (CERVH) que se disputará la próxima semana.

Las primeras dudas abordadas surgieron en relación a la disparidad de la reglamentación técnica entre los locales y foráneos en la categoría de “regularidad”. Especialmente, en todo lo concerniente a medidas de seguridad, tanto de los propios vehículos como de los participantes. La posición de la RFEDA fue clara y contundente en cuanto a la defensa de la normativa nacional y los porqués de su actual redacción y aplicación.

Finalmente, todo quedará en manos de los colegios de Comisarios Deportivos de la prueba quienes tendrán que decidir, sobre el informe técnico de cada vehículo, si va en uno u otro campeonato.

TEMPORADA 2022, TRAJE A MEDIDA
Aprovechando la participación de Miguel Angel Domínguez, presidente de la FALP, así como de pilotos y comisarios técnicos de las tres federaciones interinsulares junto a miembros de la Federación Canaria de Automovilismo llegó la hora de hablar de otras de las “papas calientes” de la temporada 2021. Nos referimos a los grupos H5.

Para ello, Fernando Álvarez quiso empezar haciendo un breve recorrido histórico del dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde iremos en todo lo relacionado con la categoría de “históricos” en el Campeonato de España aprovechando, además, la reciente reunión de la comisión designada para este certamen en el seno de la “española”.

Llegados a este punto, en materia de seguridad la premisa es clara. “Los coches son de antes pero con la tecnología de ahora. Conclusión, corren más y no se puede obviar la realidad. A partir de aquí, habrá un marco reglamentario muy claro en la definición de categorías pero sin olvidar que dictaminaremos sobre cada coche que siga el nacional”.

En pocas palabras, se irá a un modelo muy similar al PF de montaña. Para cada coche será necesario cumplimentar un dossier técnico que debe ser remitido a la RFEDA para su análisis y ésta dictaminará en qué categoría competirá.

LINEAS ROJAS
El Campeonato de España mantendrá las cuatro categorías conocidas. Los vehículos “más puros”, aquellos conformes con la normativa con la que fueron creados y que compitieron en su momento, seguirán en Pre81 y Pre90, en función de su año.

Aquellos que, debiendo ser de las categorías anteriores, hayan sido sometidos a modificaciones sustanciales (por ejemplo, modificar la suspensión poniendo amortiguadores de tres vías) pasarán a la categoría “Classic” (hoy grupo H5 en Canarias).

Esto no significa que la categoría “Classic” se convierta en un “cajón donde valga todo”. La RFEDA ha marcado unas líneas rojas (en proceso de definición actualmente) que vendrán de las áreas de aerodinámica y apéndices estéticos, chasis tubulares, cajas de cambios y motores.

Lo importante, es que cada coche que quiera competir en el nacional de históricos debe de declarar sus características, ser examinado por la RFEDA y ésta dictaminará si va en Pre81, Pre90 o Classic. Debiendo cumplir en cada prueba con lo declarado en cada caso. Repetimos, conceptualmente lo que ya ocurre en la montaña.

Por último, se mantiene la categoría de “YoungTimer” para aquellos vehículos con homologación de la década de los 90 (hasta el año 2000) y que seguirá la filosofía anterior de respeto a la reglamentación de su momento con algunas flexibilidades y también algunas líneas rojas.

CUATRO CLASIFICACIONES
Otro cambio sustancial en el que trabaja la RFEDA es que no habrá una clasificación conjunta. Cada rallye tendrá cuatro clasificaciones diferentes en función del grupo de cada coche. De este modo, habrá un ganador en Pre81, Pre90, Classic y Youngtimer. Esquema similar al que curre en el CEM con el ganador de las categorías 1, 2 y 3.

En materia deportiva, en cuanto a “Regularidad”, se indicó que la ambición de la RFEDA es centrarse y obsesionarse con que las pruebas estén “bien medidas”. Se reducirá el margen de error del organizador a un metro cada 1.500 metros de recorrido y, en paralelo, se trabaja para que los márgenes de error de los cronometrajes en regularidad (controles secretos) tiendan a cero. Ambas medidas buscan además de una categoría “más pura” mejorar la seguridad al evitar, por ejemplo, las trazadas racing.

Todo esto en el marco de los Campeonatos de España. Lo que ocurra en las islas dependerá de lo que aprueben las Asambleas Generales en sus respectivos ámbitos territoriales a principios del próximo año.