Novedades

Nuevos Audi Q3 y Audi Q3 Sportback TFSIe: el placer de conducción más eficiente.

La tecnología híbrida enchufable de Audi llega al segmento de los SUV compactos

Batería de iones de litio de 13,0 kWh, autonomía eléctrica de hasta 51 km (WLTP)

Funcionamiento conjunto e inteligente del 1.4 TFSI con un potente motor eléctrico

Audi cerró el 2020 superando el objetivo de emisiones de CO2 de Europa gracias a sus modelos e-tron e híbridos enchufables.

Audi avanza en su compromiso con la electrificación: los nuevos Q3 45 TFSIe y Q3 Sportback 45 TFSIe ya están disponibles en el mercado canario. El propulsor híbrido enchufable ofrece una potencia de sistema de 180 kW (245 CV), y la batería de iones de litio de 13,0 kWh de capacidad permite cubrir una distancia de hasta 51 km en modo 100% eléctrico en el Q3 45 TFSIe, según el ciclo WLTP. Ambos modelos lucen el distintivo ‘cero emisiones’ de la DGT.

La experiencia única de la conducción eléctrica, la sencillez de su sistema de recarga de batería y la alta versatilidad para el uso diario convierten a los dos nuevos modelos híbridos enchufables de Audi en una de las novedades más atractivas del segmento premium. El Q3 TFSIe y el Q3 Sportback TFSIe son el nuevo escalón de acceso a la gama Q más sostenible de Audi y completan la familia de híbridos enchufables de la marca de los cuatro aros.

Potencia de sistema de 245 CV, batería de 13 kWh
Los dos modelos Q3 híbridos enchufables utilizan un bloque 1.4 TFSI de cuatro cilindros como motor de combustión, que entrega una potencia de 110 kW (150 CV). Esta unidad se
complementa con un motor eléctrico síncrono de excitación permanente (PSM) de 85 kW de potencia, integrado en la carcasa del cambio S tronic de seis velocidades por medio de un embrague de acoplamiento. La transmisión de doble embrague, que transfiere la potencia a las ruedas delanteras, cuenta con una bomba de aceite eléctrica, lo que asegura el suministro y, por lo tanto, el funcionamiento de los dos embragues y la selección de las marchas incluso cuando el motor TFSI está apagado.
En estos dos nuevos modelos el sistema de propulsión ofrece al mismo tiempo un gran placer de conducción y una alta eficiencia. El 1.4 TFSI y el motor eléctrico generan una potencia de sistema de 180 kW (245 CV) y un par máximo de 400 Nm. Ambos aceleran de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos, y alcanzan una velocidad máxima de 210 km/h. El consumo combinado según el ciclo WLTP es de 1,6 a 2,1 litros de combustible por cada 100 km en el Q3 45 TFSIe, y de 1,6 a 2 litros cada 100 km en el Q3 Sportback 45 TFSIe. La autonomía total de ambos modelos es de alrededor de 710 km, una muestra más de su gran versatilidad para la utilización cotidiana.La batería de alta tensión está situada bajo el piso del vehículo, por delante del eje trasero. Sus 96 celdas prismáticas almacenan 13,0 kWh de energía, un valor que es posible gracias a una nueva generación de células de batería compactas y relativamente ligeras. La batería cuenta con su propio circuito de refrigeración, que puede acoplarse al del sistema de climatización del vehículo para garantizar la eficacia en cualquier situación.

Centrado en la eficiencia: la gestión del sistema de propulsión
La gestión del sistema de propulsión de los SUV compactos híbridos enchufables está diseñada para una alta eficiencia. Excepto en condiciones de frío extremo, la marcha se inicia siempre en modo eléctrico. El Q3 45 TFSIe puede cubrir hasta 51 km utilizando únicamente energía eléctrica, según el ciclo de homologación WLTP; en el caso del Q3 Sportback 45 TFSIe, la autonomía es de 50 km en modo eléctrico. Ambos modelos alcanzan una velocidad máxima de 140 km/h cuando funcionan con electricidad y al circular a baja velocidad, el AVAS (Sistema de Alerta Acústica de Vehículos) genera el sonido electrónico prescrito por la ley para advertir a otros usuarios de la carretera.

En el programa “Auto-Hybrid”, que es el modo principal de funcionamiento, el sistema de gestión de la propulsión combina el 1.4 TFSI y el motor eléctrico de forma inteligente y eficiente. Este último aporta una ayuda extra al motor de cuatro cilindros en muchas situaciones, por ejemplo, al adelantar. Cuando se acelera con el motor de combustión girando a bajas revoluciones, la unidad eléctrica aplica el alto par que es capaz de generar debido a su principio de funcionamiento, salvando las pocas décimas de segundo que necesita el turbocompresor para acumular presión; su entrada en acción es imperceptible, pero eficiente. El conductor puede priorizar la conducción eléctrica a través del botón EV. El sistema evalúa constantemente numerosos datos, incluyendo la información de la ruta programada en el sistema de navegación y los datos sobre el entorno del vehículo, que son recogidos por diferentes sensores. Esto permite identificar cuándo el coche se aproxima a una señal de inicio de población, a una rotonda, a una zona con la velocidad limitada o si se está acercando demasiado al vehículo que circula delante. Cuando se levanta el pie del acelerador, los TFSIe pueden seguir avanzando en modo de marcha por inercia con el motor de combustión apagado en muchas situaciones.

“Hold”, “Charge” y dynamic: el programa correcto para cada situación
Independientemente del funcionamiento inteligente del sistema de propulsión, el conductor siempre mantiene el control. Pulsando el botón EV puede cambiar entre los modos de conducción híbrido o eléctrico, mientras que en el MMI puede acceder a un menú que ofrece dos modos adicionales: “Battery Hold” y “Battery Charge”, que permiten mantener la carga de la batería al nivel actual o recargarla sobre la marcha. Además, el conductor puede influir en el carácter de la conducción a través del sistema de conducción dinámica Audi drive select. Seleccionando el programa dynamic, con el cambio S tronic en posición “S” y acelerando a fondo, el motor eléctrico suministra un par máximo de 330 Nm durante un tiempo máximo de 10 segundos. Nada más levantar el pie del acelerador, el motor eléctrico pasa a funcionar como un generador y recupera energía. De esta forma, el vehículo también cuenta con una gran capacidad de desaceleración sin necesidad de recurrir a los frenos. Independientemente del modo de conducción elegido, los dos modelos TFSIe siempre recuperan energía durante las frenadas. Con deceleraciones de hasta 0,3 g, es decir, en la gran mayoría de las situaciones en la conducción diaria en la que se recurre a los frenos, el vehículo reduce su velocidad únicamente por efecto de la frenada regenerativa utilizando el motor eléctrico. Los frenos hidráulicos, activados por un servofreno eléctrico, entran en funcionamiento sólo cuando se aplica mayor fuerza al pedal de freno. La transición entre la frenada eléctrica y la hidráulica es prácticamente indetectable, y el sistema de recuperación permanece activo. Durante la frenada, el sistema puede recuperar hasta 40 kW de potencia a través del motor eléctrico, y almacenarla en la batería. El ajuste de la suspensión en los dos SUV compactos es un perfecto aliado de cara a la conducción. El sistema Audi drive select de serie añade aún más posibilidades, ya que no solo interviene sobre los motores, sino también modifica el funcionamiento del cambio S tronic y de la dirección asistida. Además del programa dynamic también ofrece los modos de conducción confort, auto e individual. Los dos híbridos enchufables equipan de serie llantas de aleación de 17 pulgadas; opcionalmente, se puede elegir entre distintos diseños de llantas de 18, 19 y 20 pulgadas. La altura libre de la carrocería en estas versiones TFSIe es 10 mm más alta que la de los modelos Q3 con sistemas de propulsión convencionales, por lo que la distancia al suelo sigue siendo la misma, a pesar del carenado de protección de la batería.

Recarga completa en 3h 45 m
El Audi Q3 45 TFSIe y el Audi Q3 Sportback 45 TFSIe pueden recargar sus baterías utilizando corriente alterna en un enchufe de 400 V con una potencia de 3,6 kW. Esto permite cargar por completo la batería en 3 horas y 45 minutos, utilizando el cable de carga  estándar. La aplicación gratuita MyAudi permite al cliente controlar el proceso de carga, el temporizador y la climatización previa del habitáculo desde su smartphone.

Deportivo y versátil: el diseño de la carrocería y el interior
La poderosa apariencia de los nuevos Audi Q3 y Q3 Sportback TFSIe no deja indiferente. En su interior el habitáculo es amplio y modulable. Los asientos delanteros ofrecen un excelente confort y una postura deportiva al volante, mientras que las banquetas traseras pueden desplazarse longitudinalmente; sus respaldos están divididos en tres secciones y se reclinan en siete posiciones diferentes.
La capacidad del maletero es de 380 litros, y puede ampliarse abatiendo los asientos traseros para alcanzar 1.375 litros en el Q3 45 TFSIe, y 1.250 litros en el Q3 Sportback 45 TFSIe. De serie, en la versión S Line, se encuentra el portón trasero eléctrico que también puede abrirse de forma remota sin utilizar la llave, mediante un movimiento pasando el pie bajo el paragolpes.

En el interior, el MMI touch con un display de 25,6 cm (10,1 pulgadas) ocupa una posición central en el salpicadero, y entre sus distintos menús ofrece una pantalla en la que se muestran los flujos de energía del sistema híbrido. El conductor también puede consultar la información en el Audi virtual cockpit, que está disponible en dos tamaños. Aquí, el powermeter muestra la potencia de salida del sistema, el estado de la conducción, la recuperación de energía, la carga de la batería y la autonomía restante. Muchas de las funciones pueden activarse a través del sistema de control por voz, que reconoce el lenguaje natural y ofrece la opción de acceder al conocimiento almacenado en la nube.

Audi connect: altamente conectado
Con el sistema opcional de alta gama MMI Navegación plus, también se puede acceder a los servicios online de Audi connect a bordo y la aplicación MyAudi conecta el vehículo con el smartphone del cliente. Completan el programa de infotainment módulos como el Audi phone box o el equipo de sonido Bang & Olufsen Premium Sound System con sonido 3D disponibles de forma opcional en el modelo.

Los sistemas de asistencia al conductor son propios de los modelos de más alta gama como el asistente de crucero adaptativo, opcional en la versión Edition y de serie en la S Line, que ayuda al conductor con el control longitudinal y lateral del vehículo, mejorando así el confort particularmente en viajes largos. Para mantener el guiado lateral, el conductor sólo necesita aplicar un suave toque al volante capacitivo, que forma parte del sistema, para confirmar que sigue prestando atención a la conducción. Por otro lado, forma parte del equipamiento  de serie, el Audi pre sense front y los asistentes de giro y de esquiva.

Audi cumple los objetivos de emisiones de CO2
Audi ha superado el objetivo de emisiones de CO2 de su flota de vehículos en Europa en 2020, según las cifras preliminares. Con una media de 101,5 g/km, la compañía logró situarse muy por debajo del valor establecido legalmente en 105,6 g/km, lo que supone una mejora de alrededor de un 20% en comparación con la media del año anterior. De este modo, la marca de los cuatro aros contribuyó de forma positiva al resultado total de la flota de vehículos del Grupo Volkswagen gracias en gran medida al efecto positivo de los modelos Audi e-tron y los híbridos enchufables que ha introducido la marca en los últimos años. La llegada de los nuevos Audi Q3 y Audi Q3 Sportback TFSIe no es otra cosa que la reafirmación de que Audi sigue la senda de la electrificación y sostenibilidad en su estrategia.

Ya disponible en Canarias
Los últimos en llegar a la familia híbrida enchufable de la marca ya están disponibles para el mercado canario. Los interesados en los nuevos Audi Q3 y Q3 Sportback TFSIe pueden solicitar información a través de la Web o redes sociales de la marca, así como acudir a la Red Oficial de concesionarios de Audi Canarias.