Sociedad

Honda, cuarta marca de automoción más valorada del mundo.

Como de costumbre, llega el ranking top 100 Best Global Brands de la consultora internacional Interbrand,

que lista las 100 mejores marcas globales del año. A estas alturas a nadie se le escapa que el 2020 ha sido un año turbulento para la industria automovilística, pero a pesar de las adversidades Honda mejora su posición.

En la 21ª edición del informe, Honda es una de las dos únicas marcas del mundo de la automoción que mejora su posición y vuelve a aparecer como la cuarta marca de automoción más valorada del mundo. Este año, con una tendencia generalizada de pérdida de valor debido a la crisis del coronavirus, Interbrand ha atribuido a la marca nipona un valor acumulado de 21.694 millones de dólares. En el contexto actual, esta cifra sitúa a la compañía en la posición 20 del ranking general, mejorando una posición respecto al año pasado.

La automoción resiste

Del total de quince empresas automovilísticas que aparecen en el listado este año, Honda encara la cuarta posición. En este sentido, el ranking del 2020 no ha traído muchas sorpresas, el gran cambio, sin embargo, ha sido el aterrizaje de Tesla, que el año pasado ni siquiera figuraba, en la sexta posición del sector de la automoción, y 40ª del ranking general.

Para calcular el valor acumulado de cada marca y su posición en el ranking, el informe anual de Interbrand basa su evaluación en tres criterios fundamentales: el desempeño de los productos y servicios de la marca en el mercado, la importancia de la marca en la decisión de compra y el poder de la marca para imponer un precio premium o asegurar los beneficios de la empresa.

Un futuro tecnológico y conectado

Como era de esperar, el ranking general sigue estando liderado por las grandes tecnológicas: Apple (1ª posición), Amazon (2ª), y Microsoft (3ª), compañías que cada vez están más entrelazadas con el sector de la automoción.

A medida que avanzan las tecnologías inteligentes aplicadas al automóvil y a la gestión del tráfico, los expertos señalan que se producirá una cierta convergencia entre el valor de las marcas tecnológicas y las automovilísticas. Dicho de otra manera, los fabricantes de automóviles están muy cerca de ser considerados como empresas de tecnología y su valor convergerá con las que hoy percibimos como tales.