Videos

Hyundai: Pasión y deportividad de la mano de la gama N

La línea N de Hyundai es sinónimo de pasión y deportividad. En los últimos años, los ingenieros de la marca han trabajado en el tecnológico

centro de I+D de Namyang (Corea) y en el circuito de Nürburgring para desarrollar deportivos para el día a día con los que sorprender a los conductores más exigentes.

Cuando Hyundai Motor Group decidió crear la división Hyundai Motorsport, en 2012, y entrar en el Mundial de Rallyes WRC, en 2014, pocos podían prever que detrás se escondía una estrategia mucho más ambiciosa. Y es que de manera paralela al trabajo realizado para el mundo de la competición, los ingenieros de la marca trasladaron todas esas innovaciones a los coches de serie. De esta forma, tecnologías de alto rendimiento desarrolladas para campeonatos tan exigentes como el WRC o la Copa Mundial de Turismos tuvieron su reflejo en unas versiones de calle que se han convertido en todo un referente en el mercado de los compactos deportivos.

Nacía así la línea N, que se estrenó con el pionero Hyundai i30 N. Corría el año 2017, y desde entonces su popularidad no ha parado de crecer. Con tecnologías como un sistema de dirección asistida por motor, Launch Control, una función de ajuste de revoluciones, suspensión controlada electrónicamente, control electrónico de estabilidad, un diferencial electrónico de deslizamiento limitado o con un sistema de válvulas de escapes variable, el i30 N pronto se convirtió en uno de los referentes de su categoría. De hecho, en poco más de un año se matricularon más de 9.000 unidades en Europa de este modelo.

En el primer trimestre de 2019 se sumaría a la oferta el i30 Fastback N, que ofrece un plus de versatilidad gracias a su mayor tamaño y a un maletero de 450 litros. Ambos modelos se comercializan con el motor 2.0 T-GDi, disponible en versiones de 250 y 275 CV (en el caso del i30 Fastback N sólo está disponible el motor más potente). En ambos casos se puede ajustar el comportamiento del vehículo en función de cinco modos de conducción (Normal, Eco, Sport, N y N Custom), que modifican la respuesta del motor, la suspensión, el control de estabilidad, el sonido y la dirección.

El último en llegar a la familia ha sido el Hyundai i30 N Project C, un hot hatch aún más radical gracias a una reducción de peso de 50 kilos, un diseño más agresivo, un comportamiento más deportivo y una altura reducida en seis milímetros. Asimismo, emplea piezas de plástico reforzadas con fibra de carbono (CFRP), un material más ligero, resistente y atractivo que se deja ver en el faldón delantero, el difusor trasero, el capó y las taloneras con el logo N.

Al margen de los modelos N, Hyundai decidió lanzar al mercado la gama N Line para ofrecer un plus de deportividad al resto de su oferta de vehículos. Esta línea propone un diseño más deportivo y algunas mejoras dinámicas para mejorar la presencia visual y el rendimiento en carretera. La gama N Line se estrenó en el i30 y desde entonces ya ha sido confirmada para los modelos TUCSON, i10 y KONA.