Eléctricos

Citroën Ami, el mejor amigo de las distancias cortas

El Citroën Ami es un vehículo que rompe paradigmas. 100% eléctrico, confortable y a la medida de las necesidades de las personas, resuelve la demanda de movilidad ágil y sin restricciones en el centro de las grandes ciudades.

Al entrar en la categoría de cuadriciclo en la normativa de tráfico, al alcanzar una velocidad máxima de 45 Km/h, el Citroën Ami no requiere permiso de conducir, por lo que se adapta a las necesidades de una gran variedad de personas. Puede ser tanto un vehículo particular para moverse por ciudad y su periferia, o incluso, por zonas rurales como una alternativa de car sharing.

Con un diseño moderno y muy atractivo, el nivel de confort que se espera de un Citroën y un habitáculo cerrado y climatizado, el Ami sale a la conquista de la ciudad.

El Citroën Ami rompe paradigmas al ofrecer una solución de movilidad disruptiva, ecológica y muy confortable y a la medida de las necesidades de las personas. Es un cuadriciclo eléctrico que, por sus características, entra en la categoría de cuadriciclo ligero definida por la Dirección General de Tráfico, por lo que no se necesita permiso de conducir de tipo B, que es el que se requiere para los automóviles, para ponerse al volante. Basta con el permiso tipo AM, que se puede solicitar a partir de la edad de 15 años.

Las Cero emisiones de CO2 de Citroën Ami le permiten acceder a zonas de bajas emisiones en el centro de las ciudades, con una conducción sencilla y silenciosa, incluso en picos de contaminación. Sus 75 Km de autonomía se adaptan perfectamente a trayectos cortos urbanos, periurbanos o en zonas rurales. Supera ampliamente la distancia media que se recorre diariamente en las áreas metropolitanas. Su motor de 6 kW le permiten alcanzar una velocidad de 45 Km/h, por lo que no puede circular por autopistas o autovías.

Su batería de iones de litio de 5,5 kWh, una de las tecnologías más avanzadas del mercado, permite una recarga completa en sólo 3 horas con un enchufe estándar de 220 V gracias al cable embarcado. Igual de fácil que un smartphone. La batería está situada debajo del suelo del habitáculo, para obtener un máximo de espacio interior. El cable se guarda ingeniosamente en la puerta del lado del pasajero. Además, Ami también puede recargarse en un punto de carga a través de un cable adaptado (opcional) o una electrolinera pública.

Su diseño único en el exterior asegura un alto nivel de confort en el interior. Sus amplias superficies acristaladas y su techo panorámico permiten disfrutar de la ciudad en 360˚ en un habitáculo cómodo, cerrado y perfectamente climatizado.

La configuración de sus dos asientos y sus zonas de almacenaje situadas bajo los pies de la persona que conduce y en la parte trasera permiten aprovechar el espacio de un modo óptimo. En el apartado estético y de personalización, el Ami eléctrico dispone de opciones de personalización capaz de adaptarlo a los gustos y la personalidad de cada unx.